Un ambiente seco por sistemas calefactores perjudica la salud

Es natural resguardarnos del frío invernal para confort del cuerpo, usando radiadores caseros, pero a veces cuando lo hacemos desmesuradamente, podría generarse un ambiente muy seco en las habitaciones de la casa, causará un efecto similar como cuando nos enfermamos, que de hecho, un microclima así incentiva a virus y microorganismos a dañarnos con enfermedades comunes de la estación.

Calefacción en el hogar

Calefacción en el hogar

Mucosas resecas, picor en garganta, piel reseca y hasta pérdida de cabello, son algunos de los síntomas que se pueden presentar en áreas muy resecas. Por ello, siempre será mejor combinar una calefacción con el humidificador, para tener confort térmico pero no a costa de la salud.

De acuerdo a especialistas, los humidificadores son capaces de aliviar la piel sensible y cualquier síntoma respiratorio que se tenga en temporadas invernales. Es necesario que estos aparatos se puedan adaptar a los radiadores de la casa o lugar de trabajo, para que no haya riesgos de nariz sangrante, fosas nasales secas que impiden un buen flujo del moco, así como la desagradable sensación de labios agrietados.

Ahora, también hay que saber que los sistemas de humidificación precisan cuidados y mantenimientos porque por sí mismos, son capaces de esparcir moho y bacterias que se forman en sus componentes, por obvias razones. Hay que

Resequedad en el invierno

Resequedad en el invierno

limpiarlos concienzudamente para evitar ese tipo de problemas de salud.

Usar la calefacción correctamente durante el invierno

Temperatura constante para evitar picos altos de energía que gastan demasiado dinero. Esto es muy común en los meses invernales, cuando las personas prenden los calefactores a máxima potencia, para luego bajar el termostato, y después volverlo a subir apenas se sienta un poco de frío; es sumamente contraproducente para el gasto energético de la casa y la empresa. De acuerdo a expertos en climatización, la temperatura interna del hogar tiene que oscilar entre los 19°C y 21°C, para que haya un confort térmico; aumentar un solo grado más a eso, supondrá un aumento del 7% en la factura de luz. Si con el clima caliente se percibe que no es suficiente para calentar, o que se siente un microclima muy seco, entonces se aconseja usar el humidificador, para complemento de un ambiente agradable, que proporcione el confort térmico que la familia necesita.

Los termostatos son excelentes para procurar una eficiencia energética de los sistemas de climatización, ya sea aire acondicionado o calefactores. Si el mecanismo calentador de la casa no cuenta con un termostato o da lecturas

Calefacción y Humidificador

Calefacción y Humidificador

erróneas, es momento de colocar uno para establecer las temperaturas ideales durante las estaciones frías. Eso nos da certeza de lecturas que en la misma programación se reflejarán en el sistema central para que se estipulen los arranques.

Aprovechamiento del aire cálido vespertino por medio de convección y luz solar. Hay que aprovechar los días despejados donde haya una radiación solar del medio día que propicia un aire cálido y reconfortante. En ese sentido, hay que abrir ventanas y alguna que otra puerta, para que la ventilación por convección natural, permee por todos las habitaciones de la casa o por las oficinas del trabajo. Además de propiciar un aire puro, las estancias absorberán el calor del viento, para así no depender mucho de la calefacción. Lo mismo, si hay domos en los recintos, entonces hay que aprovechar y limpiarlos bien de forma habitual, para que la luz entre lo más limpia posible.

Aislamientos caseros. Las alfombras son un buen aislante y guardan el calor por más tiempo, sin embargo, ya no es muy recomendable contar con esos objetos, debido a la rápida proliferación de bacterias y moho que ponen en riesgo la salud de las personas muy sensibles, así como niños y personas de la tercera edad; si existen alfombras en la casa, hay que limpiarlas muy bien, constantemente. Asimismo, los recubrimientos interiores en muros y techos, son buenos para aislar el interior de la vivienda, con respecto a los vientos fríos del invierno.