Los sistemas calefactores cada vez son más requeridos en los hogares o edificios en general, debido a las temperaturas extremas que empiezan a tener presencia en cada temporada invernal.

Nuestro cuerpo necesita de calor ante los climas gélidos, sobre todo aquellas personas que residen en poblaciones elevadas y con temperaturas bajas en todo el año.

Ahorrar energía con la calefaccionEs necesario que todos sepamos cómo funciona un sistema de concentración del calor, sobre todo si se quiere saber cómo ahorrar energía, ante la creciente prioridad de economizar nuestro dinero. Por ello en esta primera parte del artículo se describirá a detalle que se necesita para obtener un ahorro real.

En una instalación centralizada o individual, el consumo puede representar hasta un 55 por ciento o más del gasto energético total, por ello es recomendable saber el funcionamiento y los elementos que tienen los aparatos para el calentamiento para el hogar.

Hay dos sistemas de calefacción, los individuales y los centralizados. Los individuales son simples, ya que constan de un solo boiler que proporciona calor a una sola vivienda; éstos comúnmente son instalados en la sala o la cocina.

Por otro lado, un sistema centralizado va a ir más apegado a una zona más amplia, como edificios departamentales o de oficinas. Existen varios equipos regularmente instalados en los sótanos, donde habrá distintos circuitos para el suministro de diferentes servicios, entre ellos, los climas artificiales.

Medidas para el ahorro energético térmico en instalaciones centralizadas.

Como se mencionó, los circuitos centrales son los distribuidores principales, en ese sentido habrá una tubería de ida y otra de vuelta, unidas a cada hogar. El sistema de control automático es la clave para regular el consumo y que mediante las válvulas automáticas se accionarán los distintos elementos. Al ser este un sistema complejo, solamente deberá ser manipulada por expertos en el rubro.

Sistema de calefaccionPara saber cómo hacer uso eficiente de la energía sin perder el bienestar que necesitamos, tendremos que conocer los elementos principales de una instalación para calefactores.

Uso eficiente de la caldera en instalaciones en una instalación.

La caldera es un elemento fundamental para el óptimo funcionamiento térmico del hogar, en ese sentido se utiliza un quemador para que se genere la combustión necesaria. Los equipos de calentamiento más comunes son los convencionales, los de baja temperatura y los de condensación.

La caldera requiere de un mantenimiento periódico, si es que se quiere que trabaje en condiciones adecuadas, el no tener cuidado en su limpieza y en la correcta instalación o reajustes implicará un uso ineficiente de la energía. Por ello es recomendable conocer el rendimiento del equipo, por medio de un análisis de la combustión, solo así podremos saber el rendimiento en porcentaje real.

Ya una vez hecho el diagnóstico, tal vez haya la posibilidad de hacer mejoras y hacer reinversión, ya sea por pieza individual o como un conjunto. Las posibles mejoras poseen una inversión y porcentaje de ahorro.

Una mejora puede ser el colocar un quemador modulante; por lo regular los edificios más viejos tienen equipos que consumen una importante cantidad de combustible. Los quemadores modulantes permitirán una introducción del combustible dependiendo de la demanda. No se requiere tanta inversión y puede generar hasta un 9% de ahorro energético.

Un tema importante a considerar es optimizar la combustión, es decir, tener como meta que el rendimiento del calentador crezca, con la menor cantidad de combustible. Definitivamente es una solución muy económica y que podría proporcionar hasta un 10% de ahorro.

Funcionamiento de la calefaccionAislar el equipo de calentamiento no calorífuga es un método económico que consta de una mejora a los más antiguos, esto se debe hacer en caso de que no se puedan remover esos elementos por algunas complicaciones que se pudieran presentar.

Una posible desventaja es que el ahorro pareciera no ser muy significativo (como mucho un 3%) comparado con las mejoras anteriores, sin embargo hay que recordar que los cambios pueden ser en conjunto, resultando un ahorro muy significativo, dependiendo de lo que se requiera invertir.

La última alternativa es un cambio total del equipo, lo que supondrá una fuerte inversión, pero los beneficios de ahorro serán los mayores, por ejemplo, si se cambia la instalación vieja por un calentador de baja temperatura, el porcentaje de ahorro energético será de hasta un 25%, en cambio si se logrará instalar un boiler de condensación, entonces el ahorro aumentaría a un 30% en combustible. Probablemente esta sea una inversión elevada, pero en definitiva va a valer el esfuerzo, además el gobierno podría otorgar estímulos para dichos cambios.

En la segunda parte del artículo se podrá ver cómo ahorrar energía o combustible en los sistemas calefactores mediante el mantenimiento de bombas, mantenimiento óptimo de tubería, terminales, uso eficiente de sistemas de control y otras recomendaciones.

Ver próximo artículo.