La importancia de usar calefacción sana en temporadas de frío

Cuando llega la temporada de frío, donde los meses de enero y febrero suelen ser los más gélidos, es normal que pongamos a funcionar los calentadores, calefactores o el aire acondicionado en modo caliente, ¿pero realmente nos hemos puesto a pensar si nuestros sistemas o demás aparatos están en

Monoxido de carbono causante de intoxicacion

Monoxido de carbono causante de intoxicación

buenas condiciones? Es verdad que es importante que funcionen para que hagan más agradable el clima de nuestro hogar u oficina, pero también es esencial que dichos dispositivos estén en buen estado de limpieza y mantenimiento, para que no aspiremos polvos, gases, vapores u otras segregaciones tóxicas que atenten contra nuestra vida.

Lamentablemente, en épocas invernales, muchas personas optan por usar esos aparatos que ya son muy viejos o están en mal estado como braseros o asadores, por comodidad o considerar que son prácticos, pero sin tener en cuenta que estos elementos intoxican lentamente a las personas que están aspirando el oxígeno de tales aparatos. Incluso hay registros de personas que han muerto de manera casi súbita por poner a funcionar dichos mecanismos de climatización en mal estado.

Monoxido de carbono en calefacción

Monoxido de carbono en calefacción

Las mismas secretarías de salud de las diferentes entidades en nuestro país, se han dado a la tarea de informar a las personas por todos los medios acerca de los peligros de inhalar gases provenientes de calentadores de gas en mal estado o las mismas chimeneas

Síntomas de intoxicación por calefacción en mal estado

Van desde los más leves, como cansancio repentino, náuseas y vómito; cuando ocurra algo así, es preponderante acudir con el médico y cuando dé el diagnóstico, es muy probable que tenga que apagar todas las fuentes de calor que pudieron haber producido los síntomas de intoxicación.

Ahora, también se pueden presentar síntomas más serios, como dolores en el pecho, confusión mental, convulsiones y en el peor de los casos, la muerte. Por ello, es muy importante no dejar pasar el tiempo cuando se presentan los primeros síntomas, aunque también un dispositivo en muy mal estado, como anafres o calentadores a gas, podrían causar los síntomas más graves antes mencionados.

Monoxido de carbono por quema de madera

Monoxido de carbono por quema de madera

Lo malo es que estos gases o vapores dañinos, la mayor parte del tiempo pasan inadvertidos por las personas, por ello a veces uno no podría darse cuenta de la cantidad y frecuencia con la que está respirando la toxicidad de estos elementos.

Recomendaciones generales de los organismos de salud para tener una buena oxigenación en la casa y una calefacción sana

Limpieza de chimeneas. Ya sea la que está en la sala o en la cocina, es preponderante que estas partes de la casa estén limpias todo el año, y más si son estructuras hechas a base de ladrillo o metal, ya que se suelen juntar muchas suciedades que se pueden dispersar en el aire de forma importante, dañando el sistema respiratorio de nuestros seres queridos.

Mantenimiento a sistemas de calentamiento por gas. Si en nuestra casa u oficina tenemos dispositivos que trabajan por medio de gas, es esencial que les demos el mantenimiento que necesitan en tiempo y forma, tanto en el dispositivo como en la tubería; así nos daremos cuenta si existen fugas que puedan filtrar el gas y dañarnos sistemáticamente y de forma letal.

Checar fugas. Esto también aplica para estufas, boilers y los mismos calefactores que tengamos funcionando. Asimismo, tuberías o conductos de los fancoils del aire acondicionado, Minisplit y demás calefacción.

Evitar a toda costa las fogatas dentro de la casa. Aunque se trate del patio o jardín, tener una fogata cerca de las habitaciones puede resultar peligroso, porque los humos se propagarán por todas las áreas de la casa, volviendo un oxígeno irrespirable, demasiado tóxico para las personas.

Ventilar la casa y oficina. Aunque sean temporadas de frío, de vez en cuando se recomienda darle ventilación natural a la casa, al abrir ventanas o aberturas para que se renueve el oxígeno.

Renovar la calefacción. Si contamos con un sistema de calentamiento o aire acondicionado demasiado antiguo y sin mantenimiento, tal vez sea el momento de pensar en hacer una renovación con tecnología reciente, que no emplee gas como energía, sino dispositivos eléctricos, radiantes o incluso híbridos, que propicie un entorno más saludable.