Las temporadas de frío se acercan, por lo que es conveniente adquirir un equipo de calefacción para trabajar a gusto, aunque también funcionan para secar muros y evitar altos niveles de humedad que pueden perjudicar los procesos o dañar equipos. Los convenientes para espacios medianos son los calentadores de aire forzado, utilizados en talleres y pueden usarse en oficinas. Hay tres tipos: eléctricos, de gasoil y gas. Es importante que los conozcan para escoger el más conveniente y en función de criterios como superficie por calentar, potencia calorífica y difusión de calor.

Calefactores de gasoil

Tienen la misma forma cilíndrica y son los más pesados, sin embargo, son los más potentes. Hay dos subtipos:

  • Calefactores de combustión directa. Calientan espacios grandes y ventilados y es importante que no se usen en lugares públicos o con presencia de animales. Integran un ventilador que funciona con electricidad, se fabrican con ruedas para desplazarlos con facilidad y cuentan con excelente rendimiento (del 100%), además, pueden implementar una chimenea para evacuar los gases de combustión. Se utilizan para calentar áreas de almacenamiento, invernaderos, áreas abiertas, etcétera. Hay modelos que pueden conectarse a una fuente de gasoil independiente. Es importante que eviten usarlos para deshumidificar las obras porque su combustión genera humedad.
  • Calefactores de combustión indirecta. Se utilizan para calentar estructuras con poca ventilación o instalación con afluencia constante de personas como fábricas, almacenes y carpas. Producen una llama separada de la salida de aire y son muy silenciosos, también pueden colocarse en el exterior de los sitios por calentar. Requieren conductos para circular el aire caliente y son convenientes para deshielos, secar obras y tienen la opción de integrar reloj, termostato ambiental y temporizador. Su flujo de aire propulsado por el ventilador funciona con ventilador, es muy potente y está por encima de los 5,000 m3/h, sin embargo, tienen un rendimiento bajo (cerca del 90%) y los más potentes calientan hasta 1,000 m3.

Calefactores eléctricos

Su funcionamiento es sencillo y consiste en un cañón de aire que libera aire caliente mediante una resistencia de potencia variable que se regula según el área por calentar. Se conocen también como calefactores de aire por convección y se fabrican comúnmente con forma cilíndrica. Pueden encontrar equipos con diversas potencias, desde 1.5 kW y superiores a 9 kW que se recomiendan para talleres grandes. Integran un ventilador con distintos niveles y dos termostatos: para calor constante y evitar sobrecalentamientos. Tiene gran capacidad, pero pueden aprovecharlos al máximo con algunos consejos para sistemas de calefacción.

Su flujo de aire está entre 400 y 1,000 m3/h según la potencia y pesan desde 5 a 20 kilogramos. Las principales ventajas que ofrecen son su autonomía y funcionamiento sencillo, además, son ideales para evitar problemas laborales por el frío y calentar sótanos, oficinas sin ventanas y naves industriales. Los equipos más potentes operan con una corriente trifásica de 380 V y requieren suministro mediante grupos electrógenos.

Calefactores de gas

Su tamaño es menor en comparación con los calefactores de gasoil y mayor que los eléctricos. Poseen gran potencia calorífica que debe dimensionarse con el área por calentar. Se recomienda para sitios con buena ventilación y secar espacios y no debe usarse en lugares públicos. Requieren propano o gas butano, tienen forma cilíndrica e incluyen un ventilador que funciona con electricidad.

Hay unos sistemas de calefacción de gas radiante, que son más pequeños que los ejemplares a gas tipo brasero. Se conectan directamente a un recipiente de gas con distintas capacidades (de 13 a 35 kg) y su potencia es de 4 kV aproximadamente. Poseen rueditas, son autónomos y se desaconseja su uso con alto tráfico. Su consumo de gas es bajo, además, no producen corrientes de aire y son silenciosos. Emiten calor desde paneles radiantes e infrarrojos, su encendido es piezoeléctrico e integran un regulador y manguera de gas. Su reflector mide 300 x 250 mm aproximadamente y su potencia es regulable.

¿Cuál escoger?

Antes de tomar una decisión tienen que calcular el volumen por calentar que se expresa en metros cúbicos. Multipliquen la altura del sitio en metros y la superficie del piso en metros cuadrados. Es importante considerar que los calentadores de aire forzado se usan en áreas abiertas, con mal aislamiento y nunca con el mismo volumen. Para evaluarlo rápidamente: 1 metro cuadrado necesita 100 Watts. La fórmula sería 1 kW = 10 m2.

La potencia de calentamiento se expresa en kilocalorías y la diferencia de temperatura que debe lograrse entre interiores y aire exterior posee una relación de 1000 kilocalorías por un grado de ganancia. Para conseguir, por ejemplo, una temperatura de 18° en estructuras con ventilación, se requiere como mínimo 18.000 kilocalorías. Realizar los cálculos les ayudará para escoger un ejemplar que propague mejor el calor y con uniformidad, además, obtener ahorros en la instalación de un sistema de calefacción y en el consumo.

¿Qué considerar antes de comprar?

No olviden lo siguiente:

  • Elegir un sistema de calefacción de combustión indirecta si se quieren calentar áreas con personas o mascotas. Otra opción en tales casos es el calefactor eléctrico.
  • Determinar con precisión la potencia calorífica en función de los volúmenes por calentar y las temperaturas.
  • Comprar un equipo con potencia y características similares a un calentamiento ligero y con reloj y temporizador.
  • Analizar los requerimientos del negocio, especialmente si requiere equipo para secar habitaciones. No se recomienda en tal caso los equipos a gasoil de combustión directa.
  • Hay que considerar que los calefactores a gas y gasoil son independientes y no necesitan conexión eléctrica para operar, por lo que son convenientes para casos donde la portabilidad es crucial.

Si desean un equipo de gran potencia, calidad y para espacios medianos y con buena ventilación les recomendamos nuestro calentador de aire forzado 60,000 BTU y 120 V, que es portátil y funciona con gas LP. Se recomienda su uso para terrazas, naves industriales, salones, bodegas, comercios, invernaderos, garajes, talleres, granjas, hangares y obras de construcción.

Incluye manguera y regulador 10 para introducirse en tanque de gas y su base es hermética para mayor protección. Su altura puede ajustarse y está certificado por CSA. Puede calentar hasta 139 m2, tiene ajustes variables de calor y un tanque de 10 kilogramos que funciona hasta 11 horas de manera continua. Integra un dial para ajustar el BTU y manija para transportarlo en cualquier sitio.

Si desean más detalles sobre este equipos u otros como los calentadores para exteriores, comuníquense al (800) 9 H2O TEK (800 942 6835) o visiten nuestras sucursales en Monterrey, CDMX, Cancún y Guadalajara.