Los sistemas de calefacción tradicionales suelen utilizarse sólo durante los meses más fríos del año, lo que implica que permanecen largos periodos sin ser utilizados y, si no se les brinda algún tipo de mantenimiento a lo largo del año, es muy probable que al encenderlos presenten fallas en su funcionamiento. Una de las fallas más comunes es que no arrojen aire caliente y, por ende, no cumplan con su cometido.

Si esto les ha pasado, les recomendamos que no se alarmen, ya que en la mayoría de las ocasiones este tipo de problema tiene una fácil solución. Por ello, a continuación, les daremos algunas recomendaciones que pueden implementar para solucionar una situación de esta naturaleza.

El paso del tiempo, así como el desgaste del sistema calefactor son dos de los principales enemigos por los cuales pueden presentarse averías. Dependiendo de la tecnología en la que estén basados, estarán expuestos a todo tipo de deterioros, razón por la cual ustedes requerirán de un servicio de soporte técnico para dar solución al problema.

  1. Cables de alimentación dañados. Esta es una de las averías más comunes por las que se suele llamar a un técnico especializado. El cable que se conecta al enchufe está sujeto al desgaste por la naturaleza de su uso. Además del riesgo eléctrico que esto supone, es importante considerar el riesgo latente de incendio que existe, lo cual puede resultar peligroso para los miembros de su familia. Si esto sucede, es importante llamar al técnico para que lo repare; se recomienda no repararlo por cuenta propia, ya que es necesario utilizar clavijas especiales que soporten el voltaje del aparato.
  2. Fugas de aceite. Los radiadores de los sistemas de calefacción funcionan calentando aceite con una resistencia eléctrica contenida en el interior. Es común que debido a un golpe o al deterioro causado por el tiempo de la carcasa externa, se pueda presentar una fuga. Si esto les ocurre, lo mejor es deshacerse de ese aparato y comprar uno nuevo, no sólo porque la reparación será muy costosa, sino porque no suelen quedar bien si se toma la decisión de llevarlo con un técnico.
  3. Radiador obstruido. Existen algunos sistemas de calefacción que no funcionan con aceite, sino más bien funcionan con agua caliente. En estos casos, suele suceder que las impurezas del agua, la corrosión de las tuberías deterioradas o la falta de mantenimiento, ocasionan que las impurezas se acumulen en el interior del radiador, lo que provoca que el ya no circule de la manera adecuada, generando una importante pérdida de calor. Para estos casos, es necesario que el técnico reemplace el radiador por uno nuevo y para tener un funcionamiento adecuado.
  4. Purgado de radiadores. Los radiadores que dependen de calderas de agua caliente puedan funcionar de la manera correcta, es importante realizar una limpieza anual, la cual se hace a través del purgado de tuberías. Para purgar el radiador basta con desmontar el tornillo o la válvula que han sido dispuestos para tal efecto y en pocos segundos comenzará a salir el agua con impurezas, así como el aire que se acumula. En estos casos es importarte leer las instrucciones del fabricante para saber el tiempo que se debe dejar abierta la válvula. Si tienen dudas de cómo hacerlo, es importante consultar a un técnico.
  5. Daños en la bomba y el termostato. Otra de las afectaciones comunes que suelen sufrir los sistemas de calefacción está relacionada con la bomba de caldera, la cual pudo haberse quemado y, por tanto, necesita ser reemplazada por una nueva para que funcione de nuevo; de igual forma, es común que el termostato se haya quedado sin pilas. En el primer caso, es necesario contactar los servicios de un técnico especializado; mientras, en el segundo caso, se puede reparar por cuenta propia y tendrá un costo muy bajo.
  6. Falta o exceso de presión en la caldera. Los calefactores que funcionan con una caldera requieren de agua caliente para su funcionamiento. En estos equipos, conviene revisar periódicamente la presión que tiene la caldera, la cual, normalmente, debe encontrarte entre uno y dos Bar. En caso de tener una presión que sea diferente, es conveniente que un técnico especializado revise las causas por las cuales está fallando y le dé la solución que se necesita para que el funcionamiento sea el adecuado.
  7. Filtros de caldera. Es indispensable mantener los filtros de aspirado de combustible completamente limpios, ya que, de no hacerlo, será imposible la entrada de combustible y, por tanto, la caldera no encenderá. Esta no es una tarea complicada y en internet suele haber muchos tutoriales para limpiar los filtros. Lo cierto es que, si ustedes no están seguros de poder hacer esta labor, es mejor contratar los servicios de un técnico de su confianza.

No cabe la menor duda que las averías suelen causar molestias, por lo que el correcto mantenimiento y las revisiones periódicas son importantes no sólo si quieren evitarse esas molestias, sino también si desean prolongar el tiempo de vida útil de su aparato de calefacción. En la mayoría de los casos las averías no suelen ser costosas de reparar, pero si estas son constantes, entonces generarán importantes gastos.

Si su sistema calefactor está presentando fallas constantes, lo mejor será que adquieran uno nuevo, ya que en el mediano plazo esto les podría generar más costos. En este sentido, es importante que ustedes realicen un balance para que determinen qué es lo que más les conviene.

¿Dónde comprar un calefactor?

Como pueden ver, en algunas ocasiones es mejor comprar un sistema calefactor nuevo antes de decidir invertir en una reparación que no garantiza el funcionamiento adecuado del equipo. En caso de que ustedes necesiten adquirir este tipo de productos, lo mejor será que se acerquen con un distribuidor especializado que ofrezca la mejor calidad y los mejores precios.

Por ello, les recomendamos acudir con nosotros, los especialistas de H2O TEK, una empresa especializada en la venta de sistemas de calefacción, calentadores de paso, calentadores solares y otros productos especializados en los mercados de agua caliente y control de humedad. Los invitamos a ponerse en contacto con nuestro personal al número (800) 9 H2O TEK (800 942 6835) o envíen un mensaje a través de nuestro formulario. Recuerden que contamos con sucursales de venta en Monterrey, Guadalajara, Tijuana, CDMX y Cancún.