Los calentadores son elementos fundamentales para la climatización de espacios interiores, que se encargan de regular la temperatura para garantizar que se encuentre dentro del rango seguro para la salud y que resulte cómodo para los usuarios, pues como es bien sabido, la temperatura es uno de los factores más importantes para el confort de la personas. En espacios que por sus características arquitectónicas resultan muy fríos, así como en temporadas de lluvias o en el invierno, la temperatura puede descender tanto que para mantenerse cálidos se tiene que recurrir a usar varias capas de ropa, lo que puede dificultar el movimiento y resultar especialmente molesto, por lo que se recomienda recurrir a la instalación de equipos para elevar la temperatura y los más comunes son los que funcionan con gas o electricidad y que irradian calor a la habitación.

El tipo de calefactores más populares son los radiadores, ya que son funcionales, fáciles de usar y son modulares, lo que permite su integración a cualquier espacio con la posibilidad de cambiarlo de ubicación sin ningún problema de acuerdo a las necesidades que se presenten, además no emiten ruido. Son muchos los beneficios que se pueden disfrutar al contar con esta clase de equipos, pero hay que tener en cuenta que su consumo de energía puede ser elevado y que por cuestiones de seguridad no se deben dejar encendidos por la noche o si no cuentan con supervisión.

Una de las alternativas a los radiadores son los equipos que funcionan por convección de calor, que se instalan en techos y pueden mantenerse encendidos sin riesgos. Los de convección de calor tampoco emiten ruido, pero por el modo en que operan calientan la estructura de la construcción y secan el aire. Por su buen rendimiento, los calefactores por convección y los radiadores eléctricos son una buena opción en aquellos sitios donde los descensos de temperatura únicamente se presentan por temporadas son una buena opción, pero si las características de la estructura arquitectónica o las condiciones climáticas hacen los espacios interiores fríos la mayor parte del tiempo, la instalación de un sistema completo puede ser la mejor alternativa.

Un sistema de calefacción completo puede ser eléctrico y basarse en el uso de radiadores como los que ya describimos, o bien, pueden ser hidrónicos, los que basan su funcionamiento en el uso de agua caliente para la transferencia del calor al espacio donde se encuentren. Los sistemas hidrónicos pueden estar compuestos por paneles de radiadores instalados en los muros del edificio, o bien, por un circuito de tuberías instaladas en el suelo. Estos son seguros, fáciles de usar, altamente eficientes, cómodos y permiten ahorrar energía.

Los paneles en los muros y las tuberías que van por debajo del suelo se encuentran conectados a una caldera, desde la que se suministra el agua caliente para que recorra la tubería del circuito. El agua caliente, al pasar por la tubería irradia su calor hacia la superficie y continúa su recorrido por el circuito hasta regresar a la caldera donde se vuelve a calentar para que se repita el ciclo. Por tanto, estos sistemas no emiten ningún tipo de contaminante que pueda resultar nocivo para la salud, su uso de implica riesgos de cortocircuitos, averías por descargas eléctricas o incendios, a diferencia de lo que ocurre con los calentadores eléctricos.

Es importante mencionar que en los sistemas con calefactores hidrónicos no requieren necesariamente de una caldera, esta puede sustituirse por otro tipo de equipo, como un calentador de paso eléctrico o un boiler solar, lo que permite ahorrar grandes sumas de dinero, al tiempo que se cuida el medio ambiente de la emisión de gases contaminantes generados por la combustión. Además, dado que la transferencia de calor a través del agua no se reseca el ambiente, es mucho mejor para la salud. Por otra parte, al tratarse de un sistema invisible, es mucho más estético y se adapta a cualquier tipo de decoración, y por la manera en que se diseña la temperatura de cada habitación se puede regular de manera individual a través de termostatos que controlan la cantidad de calor transferida del agua en los paneles de muro o tuberías de piso.

Son muchos los beneficios de optar por este sistema, sin embargo, es necesario que se tengan en cuenta varios factores antes de tomar la decisión de instalarlo en el hogar o en su comercio u oficinas. En primer lugar, es importante saber que a diferencia de los radiadores eléctricos que emiten calor al instante desde que se ponen en funcionamiento, los hidrónicos calientan poco a poco y, para alcanzar la temperatura que se desea, se puede tener que esperar un tiempo. En segundo lugar, y probablemente el factor de más peso al momento de seleccionar un sistema calefactor, es que el hidrónico tiene requerimientos de instalación especiales que implica hacer modificaciones estructurales, como levantar el piso en su totalidad o secciones en los muros donde se colocarán los paneles hidrónicos.

Por lo anterior, la mayoría de las personas que deciden instalar un sistema hidrónico, especialmente el que funciona por pisos radiantes, son las que tienen un proyecto en desarrollo o en caso de remodelación. Ahora bien, que si ustedes están interesados en beneficiarse de los calefactores hidrónicos y no desean hacer modificaciones en su edificio para instalarlos, pueden optar por los calefactores de zoclo, que son secciones de tubería para la circulación de agua caliente que se colocan como módulos en las áreas en las que se requiera elevar la temperatura. En futuras publicaciones, en este blog encontrarán información sobre esta alternativa que les permitirá mantener una temperatura agradable, ahorrar dinero y cuidar el medio ambiente, sin la necesidad de invertir en cambios en la estructura arquitectónica.

Les recordamos que en H2O TEK contamos con una extensa variedad de calentadores de la más alta calidad, incluyendo los equipos y sistemas como los que hemos descrito en esta ocasión. Para conocer sus características, visiten nuestro catálogo en línea, o bien, pueden contactarnos para solicitar información detallada y asesoría en la elección de la opción que se adapte mejor a sus necesidades.