A veces es muy complicado mantener la climatización como queremos, dependiendo de la época del año. Por ejemplo, en días invernales muy fríos, a fuerza se necesitará de calentar la casa en un mayor rango de temperatura.

Calefacción para  plantas de interior en casa u oficina

Calefacción para plantas de interior en casa u oficina

Lo contraproducente de esto, es que quizás le estemos haciendo daño a ciertas plantas, que no soportan altas temperaturas o fuentes de calor cercanas, como lo puede ser la calefacción. Si no cuidamos estos aspectos, es posible que la vegetación de interiores, pueda morir por desecación.

Tal vez sea lo más sensato remover esas plantas que tenemos en casa hacia otro lugar, en lo que pasan los meses fríos, y sustituirlas con otras que son más adaptables a condiciones de calor y sequedad. Por ejemplo, todas las cactáceas y suculentas, son ideales para estar en interiores en época de frío, cuando los calefactores están funcionando más intensamente; mientras, plantas tropicales que aguantan igual el calor, pero no soportan la desecación natural por esos aparatos, entonces habrá que colocarlos en otro lado. Lo mismo va para esas plantas de frío, como el Jazmín, Menta, Salvia, entre otras.

La Kalanchoe se reconoce por ser una especie que posee propiedades curativas importantes, pero además, por su alta tolerancia al calor y sequedad; después de todo, pertenece a las crasuláceas. Asimismo, la Corona de Cristo (Euphorbia milii), una planta hermosa con flores muy llamativas que son adecuadas para cualquier espacio decorativo. Su floración pueden venir en varios colores; sus cuidados son pocos, por su alta resistencia, solo requieren de calor y buen drenaje, haciéndolos ideales para interiores en casas u oficinas que usan calefacción.

Los bonsái son originarios de Japón, y debido a su naturaleza tropical y subtropical, no son capaces de sobrellevar el crudo frío invernal, por lo que tenerlos en casa con un ambiente caluroso, será beneficioso. Por otro lado, no es recomendable que se les tenga cerca de fuentes de calor directo, como calefactores. Hay que estar al tanto de que su tierra no se seque, otorgando riegos constantes o de ser posible, algún dispositivo humidificador.

Calefacción y plantas de interior

Calefacción y plantas de interior

Las palmeras de interior o de hojas estrechas, como la Chamaedora elegans, es una especie de palmera que desarrolla un tallo especial, que permite el crecimiento de hojas alargadas y estrechas; donde algunas llegan a elevarse hasta los dos metros. Sin duda, es un excelente elemento decorativo para la casa o lugar de trabajo. Precisa de amplios espacios, con calor pero sin mucho sol, y abundante agua. En invierno, es esencial no exponerlas a un foco de calor importante, sin embargo, una calefacción homogénea en el espacio donde estén, será importante para mantenerlas cálidas y reconfortantes. Al necesitar mucho riego, es trascendental cuidar que no se resequen, tratando de humidificarlas y regarlas todo el tiempo, pero sin llegar a encharcarlas, porque luego se pueden pudrir.

Existen muchos otros tipos de vegetación interior que vivirán bien resguardados del frío invernal, con el calor que se necesita. Sin embargo, hay que poner especial atención a ciertos detalles de las preciadas plantas. Por ejemplo, cuando se ve una atenuación del color en sus tallos, hojas o flores, es posible que sea por falta de humedad, y que el aire acondicionado

Calefacción para plantas de interior

Calefacción para plantas de interior

caliente los está perjudicando demasiado, al estar tan cerca de la fuente.

Si no se nota modificaciones en el color de las hojas, no hay que estar seguros que no pasa nada. Se debe checar la condición de estas, detectando si están muy secas y débiles, tanto que con el simple tacto, pudieran desprenderse de toda la planta; si se ven arrugas, también es un claro indicativo.

En ese sentido, hay que ubicar las plantas en otro lado, para que reciba al menos un poco de ventilación, y también con la inclusión de humidificadores o pulverizadores. Asimismo, cuidando que la calefacción del hogar u oficina sea homogénea o pareja en todas las habitaciones, sin zonas más calientes que otras, que lleguen a atentar contra la vegetación.