Un sistema de calefacción generalmente se utiliza para distribuir el frio o el calor generado en una ubicación centralizada, asimismo, se usa para cumplir los requisitos de regulación de temperatura tanto residencial como comercial, así como para la ambientación de espacios y el calentamiento de líquidos. El calor se obtiene a menudo de una planta de cogeneración que quema combustibles fósiles pero también cada vez más biomasa, aunque también se utilizan estaciones de calderas que sólo utilizan calor, calefacciones geotérmicas, bombas de calor y calefacciones solares centrales, así como sistemas en base a energía nuclear. Estas últimas son casos aislados y se emplean dentro de plantas. Los sistemas actualmente pueden proporcionar mayores eficiencias y un mejor control de la contaminación que las calderas localizadas. Esto depende según el sistema pues en nuestros días se cuentan tipos diversos como pueden ser el aire acondicionado, boilers, climas, generadores de vapor, humidificadores, deshumidificadores, etcétera.

Desde tiempos muy remotos la humanidad ha buscado maneras diversas de cómo regular las temperaturas. Por ejemplo, los sistemas de acueductos en el antiguo Egipto presentaban una alternativa no solo para el trasporte del agua a zonas diversas, sino también por el hecho de que el agua corría sobre las viviendas lo que permitía una regulación de la temperatura; aunado a ello, la adopción de palmas y otro tipo de hojas proporcionaban aire fresco a los recintos y palacios. La implementación de acueductos se extendió durante la época de la Grecia clásica y posteriormente en la civilización romana. En épocas anteriores, un sistema de este tipo que era simple como la chimenea se usaba mucho para mantener el calor, pero otros sistemas, como los hornos y los calentadores eléctricos, han ganado popularidad recientemente. Hoy en día, los sistemas de regulación de temperatura central a menudo se usan para calentar casas entre otros edificios en climas fríos.

A los romanos se les atribuye el hecho de tener el primer sistema central de calefacciones, el cual canalizaba aire caliente desde un horno a través de tuberías ubicadas detrás de paredes y debajo de los pisos. Los primeros coreanos también tenían un sistema similar, excepto que usaban el exceso de calor de las estufas para calentar el aire. También se sabe que algunos de los primeros arquitectos musulmanes construyeron tuberías debajo de los pisos para mantener todo un edificio caliente. Hacia finales del siglo XIX, los radiadores de hierro fundido de bajo costo permitían calentar las casas de manera eficiente. Dave Lennox fue el primer hombre en fabricar y comercializar un horno de carbón de acero en 1895. Debido a la falta de suministro de energía eléctrica en ese momento, el calor se transportaba por convección natural en lugar de ventiladores. Sin embargo, esta solución de calefacción todavía no era tan eficiente como para mantener a toda una casa caliente.

Justo después del cambio de siglo, Albert Marsh descubrió a la primera combinación de metal que sirve como un elemento calefactor, a saber, una aleación hecha de una parte de cromo y cuatro partes de níquel. Algunas variaciones también incluyen hierro como parte de la aleación. Esta nueva aleación anunció la llegada de elementos de calefacciones eléctricas en el mercado, y también fue 300 veces más resistente que otros materiales similares de la época. La primera patente para inventar el sistema de calefacción central fue otorgada en 1919 a Alice Parker. Esta solución fue un marcado contraste con todo el resto que le precedió, ya que proporcionó a las personas medios fáciles para regular la temperatura en sus hogares de la manera más eficiente. La invención demostró tener bastante éxito además no era necesario permanecer cerca de la chimenea para mantener el calor. Un prototipo inicial de calentador de pared de convección forzada se introdujo en el año de 1935, el cual utilizó un horno de carbón y un ventilador eléctrico, junto con conductos en toda la casa para suministrar calor a varias partes de ésta. A mediados del siglo XX, los calentadores de pared empotrados se hicieron más comunes en muchos hogares y apartamentos. Tales calentadores utilizaban el espacio del piso de manera eficiente, mientras mantenían la casa en óptimas condiciones de calor.

En la actualidad los sistemas de calefacción están diseñados con la tecnología más innovadora, por lo que los productos destinados a ello son confeccionados con tecnología de punta y al mismo tiempo resultan el método más barato de reducir las emisiones de carbono, ya que tiene una de las huellas de carbono más bajas. De estos sistemas existen además diversos tipos: desde los sencillos y diseñados para el hogar hasta los de uso en plantas de tipo industrial que son capaces de alimentar a ciudades enteras. En estos últimos las fuentes de calor en uso para varios sistemas calefactores de distrito incluyen: plantas de energía diseñadas para calor y energía combinados, también llamada cogeneración, que incluyen tanto centrales de combustión como centrales nucleares; combustión simple de un combustible fósil o biomasa; calor geotérmico; calor solar; bombas de calor industriales que extraen calor del agua de mar, de ríos o lagos, aguas residuales o calor residual de procesos industriales. Además, a menudo se agrega una planta de cogeneración en paralelo con las calderas. Ambos tienen en común que normalmente se basan en la combustión de los portadores de energía primaria.

Con lo dicho tendrán un amplio panorama de los sistemas de calefacción, asimismo, algunos datos históricos, curiosos y de interés en torno a esta tecnología que llegó para quedarse y volver nuestra estancia más cómoda en cualquier tipo de clima. Esperamos que este artículo haya sido de su interés, por ahora nos despedimos aguardando su pronta visita para conocer más detalles relacionados con nuestros productos. En H2O TEK estamos conscientes de la importancia y de la historia de la regulación de temperatura, por ello somos especialistas en la materia, ya sea dentro del hogar, comercio o industria; ofrecemos una gran variedad de productos, servicios de instalación y mantenimiento, así como asesoría personalizada. También contamos con los mejores precios, los cuales son sumamente accesibles y se ajustaran perfectamente a sus proyectos y presupuestos. ¡Gracias por su visita!