Es normal que pensemos que la instalación de calefactores o sistemas de calentamiento puedan resultar costosos por varios factores como la instalación de dispositivos, tuberías, conexiones y el gasto monetario que se genera en un mes de consumo energético. Aun así no podemos evitar el hecho de que es un elemento que necesitamos en nuestra vida, como un complemento para afrontar los climas gélidos y las épocas invernales, por ello tenemos que hacer un esfuerzo para realizar una inversión, pero esta inversión debe ser inteligente y hay que considerar ciertos puntos para que podamos tomar una decisión.

calefaccion-central-dosVentajas de un sistema de calentamiento central

Se podría decir que una de las principales ventajas es la posibilidad de compartición de todo un sistema de calefacción, entre vecinos de un edificio, incluso entre dos o más complejos. Esto obviamente conlleva un ahorro por la repartición de gastos, caso contrario a una familia con cierto número de integrantes, cuyos gastos caen directamente. Además, a algunas comunidades se les puede permitir un descuento monetario sustancial, como de un 30% como máximo, sobre todo si son grandes consumidores de dicha calefacción. Una consideración podría ser que se precisaría de un sistema robusto que logre abastecer a todos los grupos de familias.

Algo que se conecta con el punto anterior es el ahorro en cuanto a los costes de mantenimiento, ya que se pueden repartir entre todas las persona involucradas. Como se sabe, el mantenimiento de los calefactores puede ser bajo o alto en inversión, dependiendo del uso y de la calidad de los mismos, como sea, es una actividad que se tiene que hacer con relativa regularidad, si es que se quiere que el sistema funcione como es debido todo el año, y más en los meses fríos.

Este tipo de centralización permite un control en cuanto al consumo y gastos de cada persona, es decir, los montos son fijos y por ende cada quién sabe lo que va a desembolsar. Es muy normal que a fin de mes se piense en regular el termostato y se pretenda ahorrar en el calentamiento del hogar, pensando que se avecine una inminente corte de suministro; en el calentamiento central no hay desconcierto por la factura.

calefaccion-central-tresUna gran ventaja es el rendimiento del sistema, ya que funciona de manera continua y sin los picos elevados de energía. Esto es muy útil cuando no se está en la casa, al no generar un gasto de más cada vez que se tenga que reanudar y suministrar constantemente.

Eficiencia energética. Dependiendo del edificio o la manzana donde se viva, el mismo sistema podría aprovecharse para otorgar agua caliente sanitaria, la necesaria para abastecer a las familias; significa que el costo por agua caliente se repartiría igual, logrando bajar la factura, comparado al menos con un sistema individual.

Por último, en una red central compartida, la caldera que se use estará en un sitio común y especial, fuera de la casa o departamento donde vivamos, por lo que el mantenimiento no tendría que correr por nuestra cuenta, solo habría que recordarle al dueño del complejo que haga el favor de enviar personal de mantenimiento y de manera periódica.

calefaccion-central-cuatroSin duda se puede concluir que la calefacción central es una gran opción para las personas, por la repartición de gastos más que nada, incluso algunas redes de abastecimiento pueden tener contadores individuales para medir el consumo energético de cada vivienda, y de esa forma se abonará el dinero en función de lo que se gasta cada quién. Podremos ser más responsables con lo que usamos de manera individual y tratar de regular el termostato, sobretodo en cuestiones de agua caliente.

En el siguiente artículo hablaremos acerca de puntos y ventajas concernientes a los sistemas calefactores individuales, así como los tipos existentes de acuerdo a temperaturas y usos.