Uso responsable de calefacción y aire acondicionado en casa y oficina durante pandemias (COVID-19)

Cuántas quejas o reportes no se han levantado, porque en un lugar de trabajo permea un calor insoportable, o viceversa, por un frío que es tan paralizante, que no deja que se labore a gusto en un determinado ambiente. Todo esto tiene que ver con el balance que debe suponer la temperatura, niveles de humedad y la derivación de eso, que lleve a la sensación térmica que adopta cada una de las personas que convivan en un área cerrada.

Mantenimiento a la climatización

Mantenimiento a la climatización

A todo esto y en tiempos de contingencia como el COVID-19, también hay que añadirle la calidad del aire que se percibe, que muestra claramente el nivel sanitario que existe en una casa o lugar de trabajo, donde en un ambiente viciado, probablemente se precise de una purificación, para la obtención de un aire puro. Luego, hay que tomar en cuenta la presión del aire, que es parte fundamental de una ventilación y extracción en cualquier lugar confinado y con mucha gente. Acudir a expertos para catalogar los aparatos y el ambiente, tal vez sea de ayuda.

Lo malo de esto, es que al sentir un calor o frío extremos, tenemos que recurrir a soluciones que no son muy sustentables o ecológicas que digamos, como prender un ventilador o la calefacción a su punto más alto, cuando en realidad no esté dándonos el equilibrio térmico que esperamos, y al contrario, solo estemos gastando mucha energía eléctrica o de gas.

La otra realidad que a veces resulta ser inasimilable, es que el estar en un ambiente insalubre y además que no es sustentable, podría llevarnos a enfermar en todos sentidos, desde un nivel físico u orgánico, hasta en una cuestión mental o psicológica; al menos debemos discernir que en tiempos actuales, donde existe mucha contaminación, y además debemos lidiar con una polución interna en el hogar y oficina, nos llevaría a contraer enfermedades que en algunos casos, resultan irreversibles.

Debemos preguntarnos: ¿Estamos usando adecuadamente nuestra calefacción o ventilación en para nuestros espacios?

Si bien es cierto que debido al confinamiento y contingencia por la que pasa la humanidad debido al coronavirus COVID-19, la ecología del planeta ha mejorado, con aguas más cristalinas, menos humos contaminantes, y una fauna

Pruebas de climatización

Pruebas de climatización

más tranquila y liberada. Sin embargo, los compuestos orgánicos y óxidos siguen estando dispersos en el aire, y lo peor de todo, es que estamos conviviendo constantemente con ellos, en la misma casa, donde los aparatos sin limpieza y demás electrodomésticos sin mantenimiento, resultarían un foco de infección importante. Ejemplos de algunos contaminantes internos: óxido de nitrógeno, formaldehídos, anhídrido carbónico, compuestos orgánicos volátiles y materiales particulados en general.

¿Cuáles podrían ser las claves para tener una climatización sana en el hogar o trabajo?

  • Cuidar y sacar máximo provecho de las calderas. Los que emplean una calefacción y otro tipo de climatización en general, con base a alguna caldera central o individual, habrá que cuidar mucho a este dispositivo, para que siga mostrando una eficiencia energética para los demás aparatos, como aire acondicionado, calefactores, ventiladores, purificadores de aire, etc.
  • Se trata de crear ambientes propicios de climatización, de acuerdo al espacio que tenemos. Así que antes de pensar en instalar un dispositivo o sistema, tal vez valdría la pena analizar y obtener ayuda de algún experto, para poder sacar mejor provecho de los beneficios climatológicos de la región donde vivimos, y así, ver qué tipo de aparato nos vendría mejor en nuestra casa u oficina; cabe la posibilidad que con algún sistema de humidificador o deshumidificador, y un sistema de aire acondicionado y calefacción sencillo, sea más que suficiente para lograr un microclima adecuado.
  • No olvidemos la calidad del aire puro. Por mucho aparato de reciente tecnología que tengamos, quizás aun así, no nos asegure una calidad de purificación que necesitamos. Así que, la ionización y purificación de aire, no hay que dejarlas de lado. Para una mejor eficiencia y una percepción de climatización sana, debemos cuidar los sistemas que tenemos en casa, limpiándolos y haciendo los ajustes de mantenimiento que precisan cada cierto tiempo.