Cuando entra el otoño, podemos ya percibir los primeros vientos gélidos, que son la anticipación de un invierno frío. Es importante que preparemos nuestro invernadero, no importando el tamaño que tenga, porque en esta época del año, es cuando nuestros cultivos están más expuestos a los climas extremos, y

Ahorrar calefacción en invernadero

Ahorrar calefacción en invernadero

son especialmente susceptibles a dichos cambios bruscos.

Otro de los inconvenientes en las épocas invernales, es que es común que los días se nublen, y eso dificultaría el proceso de la fotosíntesis para nuestras plantas, tenemos que aprender a conservar la energía de los recintos, para que las flores o frutos no se vean en riesgo, y que sus cosechas sean lo mejor posible entrada la primavera o el verano.

Primero hay que entender algunos principios de la calefacción, por ejemplo, la conducción es cuando un cuerpo transfiere calor a otro; la convección trabaja a través de la transferencia de calor por medio de fluidos o el mismo viento; la radiación es el intercambio de calor entre dos cuerpos sin que haya fluidos de por medio ni ningún contacto directo, como ejemplo está la radiación solar; la infiltración es la transferencia de calor o energía entre exteriores e interiores y viceversa, más propiamente se les conoce

Calefacción en invernadero

Calefacción en invernadero

como fugas de calor o energía.

Es esencial entender todo esto, para tener una mejor idea acerca de la conservación de la energía en el tema de los calefactores o aire acondicionado, y veremos que tendremos más eficiencia en el uso de nuestros dispositivos o aparatos calefactores en nuestro invernadero en épocas invernales.

Consejos para mantener un invernadero con buena temperatura en calefacción y ayudar al crecimiento de las plantas

  • Sacar provecho de la ubicación y orientación del invernadero para ahorrar en calentadores. En México, en tema de radiación solar, se puede decir que estamos privilegiados. No importa la estación del año, generalmente nuestro país obtendrá muy buena radiación solar, y el invierno no está exento de esto. Como ejemplo, en las ciudades que están más al norte de Estados Unidos, se puede percibir claramente que los días a partir de que empieza el invierno, duran menos que las ciudades más cercanas al Trópico de Cáncer, estamos hablando de una diferencia de más de una hora, además, hay que contar la intensidad de los rayos solares, que son más intensos en nuestro país, tan solo hay que ver los mapas de calor. En ese sentido, los costos de los sistemas de calentamiento son más elevados en el hemisferio norte del planeta. Por ello, es esencial sacar provecho de la energía que se percibe a diario, para poder conservar mejor el calor, y ahorrar en gastos energéticos.
Zonas de mayor calor

Zonas de mayor calor

Por otro lado, la orientación del invernadero también tiene que ver con la conservación de la energía. Por ejemplo, en las regiones mexicanas, lo mejor es orientar el invernadero de este a oeste, si es que es un invernadero único, pero si son varios módulos, se debería orientar de norte a sur, para sacar mejor provecho de la radiación solar.

  • Cubiertas dobles para la menor pérdida de energía en calefacción. Se ha demostrado que durante las épocas invernales, las capas de polietileno doble siempre serán mejor que una capa singular. En temporadas de frío, si el exterior está por debajo de los 0 grados Celsius, entonces al interior del invernadero debería de haber de 15 a 20 grados más que en el exterior. Con una capa única a base de polietileno, la pérdida de calor es más sustancial que si hubiera una doble capa. Si a la doble capa se le añaden ciertas barreras y superficies contra la condensación, entonces la pérdida será aún menos, por lo que no será necesario usar los calefactores en demasía.

En el siguiente artículo seguiremos describiendo más puntos importantes que se pueden seguir para el ahorro de calefacción en invernaderos, durante el invierno y días fríos.