Después de los calurosos días de verano, llega el otoño y sus días comienzan a advertir que en poco tiempo regresará la época de frío donde tendrán que sacar sus cobijas y encender la calefacción. En el invierno, lo que todos buscan es tener una casa cálida y acogedora, para escapar de los gélidos vientos que azotan las calles, pero también surge un pequeño problema: ¿Cómo mantener su hogar cálido sin pagar una fortuna en la factura de electricidad?

A diferencia del aire acondicionado, los sistemas para calentar los hogares consumen significativamente más energía eléctrica, por lo que es común que en esas fechas se aumenten los gastos. Y debido a los aumentos en los costos de la electricidad, es cada vez más necesario ahorrar, por ello es necesario aprovechar al máximo las calefacciones de los hogares para reducir el consumo de energía eléctrica.

Si piensan que esto no es posible, sin pasar un poco de frío, se equivocan. Se pueden optimizar los procesos productivos y el empleo de la energía, lo que significa usar una baja cantidad de electricidad y generar el mismo calor para tener un ambiente confortable en las épocas invernales. A continuación les diremos como usar eficientemente la calefacción para que logren esto.

Lo primero que deben hacer es mantener una temperatura constante. El elevar la temperatura al máximo para calentar la casa de manera más rápida y luego bajarla hasta que se acabe el calor, es una de las formas más fáciles de aumentar el gasto de energía eléctrica de manera considerable. Aunque se puede pensar que el usar durante periodos cortos en la temperatura más alta y después apagar las unidades para calentar el ambiente estarán ahorrando, no es así.

Con estos golpes de calor lo único que estarán haciendo es aumentar el consumo, puesto que las más altas temperaturas requieren de más energía. La temperatura ideal del ambiente en los hogares esta entre los 19° y los 21° C. Si se mantienen a esa temperatura en lugar de tener mucho calor durante un periodo corto disminuye significativamente el consumo, puesto que el aumento de temperatura en un grado centígrado sobre ese rango representa hasta un incremento del siete por ciento en cuanto al consumo. De igual manera, durante las noches pueden reducir ese rango de temperatura, puesto que el tenerla de 15° a 17° C es suficiente para tener un ambiente agradable, además que durante esas horas estarán en cama cubiertos de cobijas, por lo que no requieren de más calor.

También pueden aprovechar las horas de luz. Uno de los trucos para aprovechar más el calor natural que incide en las ventanas y fachadas durante el invierno es dejar pasar la luz durante todo el día. Esto se logra levantando las persianas o correr las cortinas desde el amanecer hasta que llega el atardecer. De esta manera, la luz solar calentará de uno a dos grados más el hogar, lo que significará un ahorro en el consumo de electricidad.

De igual manera, es de suma importancia que revisen y sellen posibles fugas. Es básico que busquen si existen escapes de aire del interior del hogar por rejillas, bajo de las puertas o en ventanas. Si encuentran alguna fuga pueden sellarla con el uso de masilla, silicona o alguna cinta aislante. De lo contrario, estarán perdiendo temperatura por estos lugares que a lo largo de todo el invierno se traducirá en un gasto significativo.

Verifiquen el correcto funcionamiento del termostato de su sistema de calefacción. Los termostatos miden la temperatura del ambiente en la estancia. Cuando se está en la temperatura programada la caldera o el calentador se apagarán y volverán a encenderse cuando baje la temperatura. Si no funciona adecuadamente no podrán controlar el funcionamiento de sus unidades para que la medición de la temperatura sea certera, recuerden colocar el termostato a un metro y medio del suelo y eviten colocarlo cerca de un corriente de aire.

También regulen el uso de los calentadores o calderas de acuerdo con sus horarios. Si pasan el día fuera de casa es mejor mantenerlos apagados y programar su encendido aproximadamente una hora antes de que vuelvan. Así tendrán la temperatura deseada en el momento que lleguen a casa sin desperdiciar energía cuando no los utilicen.

También eviten aclimatar habitaciones que no utilicen y mantengan cerradas sus puertas. Además, permanezcan con algo de abrigo cuando regresen a sus hogares, así no tendrán que programar la temperatura a un grado muy alto. Recuerden que cada grado centígrado de aumento es aproximadamente un siete por ciento más de consumo.

Un último consejo es que refuercen el aislamiento térmico de las paredes, suelos y techos. Esto también les traerá beneficios durante las temporadas cálidas. En el caso del suelo se puede tener en cuente el uso de un aislante externo, como una alfombra, que hará que el calor no se pierda. En caso de las paredes, existen diversas opciones de aislantes, busquen cuál es la adecuada para su tipo de construcción y necesidades. Para las ventanas, se puede reforzar el aislamiento con el uso d los cristales adecuados o usando vidrios dobles, que los ayudarán a evitar fugas térmicas.

Además de estos consejos, deben tener claro que usar los mejores sistemas de calefacción pueden ayudarlos a reducir significativamente los gastos de energía. Si se tienen en cuenta todos estos consejos, verán cómo sus facturas de energía eléctrica no aumentarán demasiado al final del invierno. Además, estarán contribuyendo a ahorrar en recursos naturales, hasta en un 20 por ciento, por lo tanto, en conseguir un mundo mejor libre de contaminación y con una sostenibilidad mayor.

En H2O TEK estamos conscientes de que los gastos de energía eléctrica son cada vez mayores en los hogares, por ello contamos con una amplia variedad de sistemas de calefacción fabricados con los materiales de la más alta calidad y con la mayor eficiencia eléctrica. Nuestros distintos modelos pueden ser usados para residencias, comercios o para industrias. Para conocer más sobre nuestros artículos, pueden comunicarse con nosotros o adquirirlos directamente en nuestra tienda en línea.