El uso desmedido de los energéticos nos ha llevado a una situación que podría resultar crítica para la sociedad. La misma OMS ha declarado que si no se toman acciones para el efecto invernadero, las consecuencias en un futuro inmediato resultarán nada favorables para la humanidad y la sagrada tierra donde habitamos.

Es natural que en las épocas invernales e incluso cuando no lo son, tengamos que usar sistemas artificiales para satisfacer nuestra sensación térmica o para cumplir con procesos propios de la industria. No estamos diciendo que el uso de tales aparatos sea malo, sino que nosotros podemos hallar una solución de equilibrio en donde no dependamos tanto de los mismos.

calefaccion-natural-2Precisamente la arquitectura bioclimática, es una disciplina que nos ayuda a entender mejores formas de aprovechar los recursos naturales que nos rodean, como el calor del sol, el viento, el agua de lluvias, las plantas, y otro tipo de energías más naturales o renovables.

Los sistemas de calefacción son muy necesarios para nuestra vida diaria, sin embargo nosotros tenemos la posibilidad de dosificar su uso, que nos ayudará a ahorrar energía eléctrica y dinero, así como alargar la vida útil de nuestros aparatos.

También tenemos la posibilidad de adecuar o construir de mejor forma el espacio donde vamos a vivir, o por qué no, también nuestra oficina, donde pasemos el mayor tiempo a lo largo del día.

Cómo aprovechar la trayectoria solar para ahorrar energía en calefacción o aire acondicionado

Para sacar un mayor provecho de las radiación solar, es necesario tener en cuenta mucho la trayectoria del astro rey, ya que como sabemos, dependiendo de la estación del año, dicha radiación incide variablemente en las fachadas de nuestras casas o edificios, desde distintos ángulos entre la salida y puesta del sol; tener una idea de dichas trayectorias a lo largo del año, nos acarreará una ventaja por demás beneficiosa, siendo más importante el obtener un ahorro energético en el uso de los distintos sistemas de calefacción o aire acondicionado.

calefaccion-natural-3Como es sabido, en el hemisferio norte los equinoccios de primavera (20 de marzo) y de otoño (22 de septiembre) aproximadamente, los días y las noches duran exactamente lo mismo, ya que el eje de nuestro planeta en estas fechas está perpendicular al plano de traslación de la tierra.

Conforme van pasando los días después del equinoccio de primavera, podemos notar que los días se hacen más largos que las noches, hasta que llegamos al solsticio de verano (21 de junio), cuyo día es el más largo de todo el año. En estos tres meses de transición, el astro rey alcanza su máxima altura en el horario del mediodía, por lo que la radiación solar es más intensa; es en esos momentos donde podemos sacar un gran provecho de la energía calorífica natural que nos otorga nuestra estrella, y es cuando debemos captar tal energía para beneficio de nuestro hogar, y así no depender tanto del aire acondicionado o calefactores. En los equinoccios de primavera podemos ver la trayectoria del sol desde que sale en el noreste, dirigiéndose hacia el noroeste, hasta su puesta. Si sabemos esto, pcalefaccion-natural-4odemos calcular con mejor precisión la estructura arquitectónica de la vivienda, para conocer qué fachada recibirá más luz solar en tales condiciones.

Cuando llega el equinoccio de otoño (22 de septiembre), podremos observar que la tendencia ahora será justamente al revés, es decir, las salidas y puestas del sol tenderán más en el sur, desde el sureste hacia el suroeste. Los días serán más cortos hasta llegar al día más breve del año, el 21 de diciembre, que es el solsticio de invierno, y a partir de ahí se vuelve a cambiar la trayectoria solar, hasta llegar al equinoccio de primavera, dejando así un ciclo casi perfecto.

Los profesionales de la construcción tienen que estar conscientes de todo esto, para que el proyecto de edificación y vivienda sea lo más sustentable posible, porque mientras más ventilación y calefacción natural tengamos, no dependeremos tanto de los aparatos. También hay que asegurarnos que al comprar cualquier sistema calefactor, este sea de calidad y amigable con el medio ambiente, que no gaste energía eléctrica y por supuesto, nuestro dinero.